lunes, 28 de enero de 2008

William Heinesen: El Premio Nobel que no quiso ser


Nacido en Tórshavn bajo el signo de Saturno un 15 de enero de 1900 y fallecido el 12 de marzo de 1991, William Heinesen es el escritor emblemático por excelencia de la literatura feroesa escrita en danés. Aparte de su obra pictórica, Heinesen es autor de numerosos poemas (algunos de ellos traducidos en castellano dentro de la antología titulada Poesía nórdica), relatos breves y diversas novelas entre las que destacan Den sorte gryde (La caldera negra), De fortabte spillemænd (Los músicos perdidos, traducida recientemente al castellano) y Tårnet ved verdens ende (La torre del fin del mundo). Sus novelas respiran una considerable dosis de realismo dotado, a su vez, de un fino sentido de la ironía; en ellas realiza una descreída crítica de la sociedad feroesa que él conoció. Cuando en 1981 le llegaron rumores de que seguramente recibiría el Premio Nobel de Literatura, William Heinesen se apresuró a escribir una carta a la Academia Sueca para renunciar a su candidatura. ¿La razón? Un elevado sentido de la coherencia ante su amor hacia la lengua y literatura feroesa y, por extensión, hacia su país. Él mismo lo explicó con estas palabras: "Hubo un tiempo en que la lengua feroesa gozó de poca consideración. A pesar de ello, la lengua feroesa ha creado una magnífica literatura y, por tanto, habría sido razonable otorgar el Premio Nobel a un autor que escribiera en feroés. Si me lo hubieran otorgado a mí, habría ido a parar a las manos de un autor que escribe en danés y, en consecuencia, los esfuerzos de los feroeses por crear una cultura independiente se habrían llevado un duro golpe." Estas palabras definen, en definitiva, la personalidad de uno de los autores más interesantes de la literatura contemporánea universal; de un Premio Nobel que no quiso serlo por respeto hacia el feroés.